Adrián dice:

“Tu hogar es tu refugio, tu alegría, el lugar donde compartir con tus seres queridos... ¡Viva el hogar!”

Queridos Padres:

Su hijo debe saber, de pequeñito, que no importa el lugar en que nació, sino lo que haga con su vida, con esfuerzo, constancia y mucho amor.

Cuentos de Adrián

LAS DOS

GOTITAS

Aquel día llovía fuerte. Y en esa lluvia iban dos gotitas que eran muy amigas.

Mientras caían, iban conversando y preguntándose qué pasaría con ellas al llegar a tierra. En eso estaban cuando el viento las separó.

Una gotita cayó en un lindo arroyuelo y feliz, se alejó cantando y gozando la vida, en aquel húmedo y musical tobogán.

La otra gotita fue a dar a un desierto seco y feo. Ella pensó que su destino había sido muy triste e inútil.

Pero mientras rodaba por la seca tierra del desierto, se encontró con una olvidada y sedienta semillita.

La gotita se dejó beber por la semilla, e hizo posible que, en el medio del desierto, naciera una hermosa flor.

La flor dió a beber de su néctar a las abejas. Las abejas hicieron, con el néctar, una dulce y sabrosa miel. La miel endulzó la vida de mucha gente.

La gotita supo entonces que no importa donde vivas, lo que importa es lo que hagas con tu vida.