OSCAR

EL PINGÜINO

DIFERENTE

Los pingüinos son mundialmente conocidos por lo elegantes que son. Siempre visten de etiqueta y su andar es estirado y pomposo.

Un día estando Oscar, el pingüino, mojando sus patitas en el helado mar, notó que flotando llegaba hasta él una hermosa caja. Rápidamente Oscar la abrió y maravillado observó su contenido. No podía creer lo que sus ojos de pingüino veían... ¡la caja contenía muchos frascos llenos de alucinantes colores!. Y Oscar aprovechó la ocasión. Pintó su elegante frac de fuertes azules y amarillos, su pechera blanca terminó siendo anaranjada con puntos verdes.  Se  dibujó una corbata celeste y lila y sus pies los pintó rojos con rayas moradas. Oscar resplandecía, porque el sol había salido a iluminar tanto colorido, en la siempre blanca, nevada y helada antártica.

Entonces Oscar empezó su triunfal paseo. Los demás pingüinos quedaron asombrados. Reían. Saltaban. Silbaban. Aplaudían. Ese día fue el gran día de Oscar. Por fin, aunque fuera por poco tiempo, era diferente. Y la diferencia, lo hizo feliz.

Entonces, Oscar cambió su nombre, ahora se llama Arcoiris, porque, aunque volvió a vestir de etiqueta, lleva todos los colores en su corazón.

Queridos Padres:

Todos al final, si nos conformamos, terminamos siendo iguales. Si su hijo quiere ser diferente, no se asusten. Es su personalidad que sale a flote y quiere su propia identidad. ¿Qué hacer?. Lo de siempre, apoyarlo con todo.

Cuentos de Adrián

Adrián dice:

“Corre, salta, persigue tu sombra, trata de morder tu cola, ladra, aúlla, sáltale encima a tu papá, embárrate y estarás sanito”